Iglesias cristianas evangélicas asentadas dentro de los territorios indígenas del departamento del Cauca

COMUNICADO A LA OPINIÓN PUBLICA

Cauca, Noviembre 20 de 2019.

Las Iglesias Cristianas Evangélicas asentadas desde hace aproximadamente 100 años dentro de los Territorios Indígenas del departamento Cauca, pertenecientes a los Resguardos Indígenas filiales del Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC, con la misión de pacificadores, defensores de la vida y de los derechos humanos, nos permitimos informar a la opinión pública nacional e internacional, a las Organizaciones Indígenas a nivel Local, Zonal, Regional y Nacional, a los organismo de Derechos Humanos, a los diferentes sectores sociales y religiosos del país, a las organizaciones religiosas del país y a los ciudadanos en general que:

HECHOS:

Que El día 12 de noviembre de 2019, llegaron la Plaza Bolívar de la ciudad de Bogotá, un grupo de cristianos evangélicos del “cabildo nueva generación” del Cauca, (cabildo sin reconocimiento) liderados por Florentino Ulcue, utilizados y mal asesorados por la señora Diana Perafan, quienes en el afán y la búsqueda de protagonismo y beneficios particulares, realizaron declaraciones irresponsables en contra de las Autoridades y Organizaciones Indígenas del departamento del Cauca a nombre de todo el Pueblo Indígena Cristiano Evangélico, donde el Senador de la Republica Pastor Jhon Milton Rodríguez sin tener el pleno conocimiento de la realidad social del departamento del Cauca, sin comprobar la veracidad de los hechos, ni fundamento sobre lo que este grupo manifiesta, hizo irresponsablemente la entrevista, difundiéndolo por Facebook Live, promulgando el odio, el rencor y la desarmonía entre comunidades Indígenas Evangélicas y las Autoridades indígenas que bajo el marco del respeto venimos tejiendo acuerdos de convivencia pacífica entre los que profesamos la Espiritualidad de la fe Cristiana Evangélica y la Cosmovisión indígena a nivel local, zonal y regional con las Autoridades y organizaciones indígenas.

Ante estos hechos aclaramos:

  1. Que el grupo de manifestantes Cristianos Evangélicos liderados por el señor Florentino Ulcue y la señora Diana Perafan, que realizaron las denuncias en contra de nuestras Autoridades Indígenas del departamento del Cauca, NO nos representan, ni tienen la delegación de la vocería de la mayoría del Iglesias Cristianas Evangélicas asentadas en los Territorios Indígenas del departamento del Cauca.
  2. Que en ningún momento las Iglesias Evangélicas Indígenas hemos sido perseguidos y expulsados de los territorios indígenas por profesar la fe cristiana evangélica y que nuestra práctica espiritual ha sido respetada hasta el día de hoy. Aclarando que quien así lo manifiesta es porque no ha podido convivir por su radicalismo religioso.
  3. Que tenemos la claridad política y organizativa de las luchas justas de nuestro movimiento indígena por la permanencia y pervivencia en el tiempo y el espacio como pueblos originarios, y de la intromisión de las multinacionales a nuestros territorios con fines de exploración y explotación de los minerales existentes en favor de sus propios intereses, sin importar las consecuencias que de ellas se derivan y sin tener en cuenta la protección de la biodiversidad, medio donde pervivimos como pueblos milenarios.
  4. Que como promotores de la Paz de Dios, venimos tejiendo los diálogos y la socialización de la Cosmovisión Indígena Cristiana (La Biblia desde el mundo indígena), con el fin de acordar la Paz y la Convivencia con las Autoridades y organizaciones indígenas, como parte de los compromisos establecidos en el XV Congreso del CRIC, realizado en Resguardo Indígena de Rio Blanco. A nivel Regional con el Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC y a nivel zonal con las Asociaciones de Cabildos y a nivel local con la diferentes Autoridades Indígenas.
  5. Que nuestro camino es y será siempre el dialogo, el respeto y la sana convivencia.
  6. Que si hay denuncias que realizar, estas sean hechas antes los organismos de control competentes, con pruebas reales y contundentes. No estamos de acuerdo con las difamaciones por los medios de comunicación y más cuando los hacen irresponsablemente a nombre de todos los Indígenas Cristianos Evangélicos.
  7. Sugerimos a las entidades gubernamentales o no gubernamentales y personas a quienes les soliciten ayuda para esta clase de manifestaciones, investigar, informar y documentarse bien primero sobre la procedencia de las fuentes, y no salir irresponsablemente ante los medios de comunicación a difundir lo que no es.
  8. Que con lo referente a los cultivos ilícitos es deber del gobierno nacional la implementación de políticas agrarias que lleven a la concertación y sustitución de los cultivos ilícitos a nivel nacional, antes que proponer la realización de fumigaciones con glifosato (veneno), brindando oportunidades y garantías de producción, y de mercadeo con cultivos lícitos de cada región, porque los tratados de libre comercio (TLC) y el sobre costo de los fertilizantes hacen que la producción agropecuaria en Colombia se vuelva inviable e insostenible. Creemos que si no existieran la demanda de estas sustancias psicoactivas y alucinógenos, esta clase de cultivos se vuelve inviables, de manera que la cooperación de los gobiernos donde tienen la mayorías de consumidores de sustancias psicoactivas y alucinógenos luchen por educar a sus habitantes, porque las políticas antidrogas solo son para aplicar recursos para seguir generando más guerra y la militarización no es la solución a las diferentes necesidades sociales.
  9. Que nuestros líderes cristianos evangélicos han venido haciendo parte activa en el proceso político organizativo ejerciendo el liderazgo a nivel local, zonal y regional, como son el ejercicio de la Autoridad Indígena, las Consejerías Zonales y Regional, la cual hay muestra de la no exclusión de los miembros de nuestras iglesias en estos procesos organizativos. El trabajo y la confianza se ha venido logrando por las diferentes dinámicas de participación comunitaria en la búsqueda del bienestar social entre las iglesias cristianas evangélicas y las autoridades indígenas.
  10. Que es nuestro deber como Cristianos Evangélicos promulgar la Paz, la sana convivencia en medio de la diferencia, y mostrar el fruto del Espíritu, que es el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre, la templanza porque la palabra de Dios dice que contra tales cosas no hay ley.
  11. Que hacemos un llamado al Gobierno Nacional a dialogar y a cumplir con los acuerdos pactados en años anteriores con el movimiento indígena y los diferentes sectores sociales del país, esto con el fin de evitar las vías de hecho, también el llamado es para las organizaciones indígenas y sectores sociales del cauca y del país a llegar siempre a las vías del dialogo con el fin de evitar las confrontaciones y daños de los bienes públicos.

Invitamos a las Autoridades Indígenas del departamento del Cauca a seguir tejiendo los diálogos que nos conduzcan a la construcción de un Mandato de convivencia pacífica, aunque exista la diferencia cosmogónica y Espiritual, para seguir juntos defendiendo nuestros territorios desde las dos cosmovisiones (Cosmovisión Indígena y la Cosmovisión Indígena Cristiana). “Si queremos avanzar debemos caminar, pero si queremos llegar lejos debemos caminar juntos….

IGLESIAS CRISTIANAS EVANGÉLICAS ASENTADAS DENTRO DE LOS TERRITORIOS INDÍGENAS DEL DEPARTAMENTO DEL CAUCA

Dejar un comentario