La minga ahora desde Sa’th Tama Kiwe

Y sí, somos nosotros los indígenas los que andamos trepados en las chivas y en las camionetas todos juntos y los que más podamos, porque así nos gusta andar, así andamos en el resguardo, en Cali, en Bogotá y en donde sea. Somos nosotros esos que andamos cargando los trapos verdes con rojo que significan lucha y esperanza y que para nosotros son todo el amor. Somos los indígenas, los que a todo pulmón entonamos el “guardia, guardia; fuerza, fuerza” porque ahí recordamos a nuestros compañeros caídos en lucha y recargamos energías para continuar caminando en unidad.

Hoy, agradecemos al pueblo caleño: gente resiliente, luchadora, perseverante y de gran corazón, quienes con cada sonrisa, abrazo y lágrimas llegaron a nuestro corazón como parte de una gran familia llamada el pueblo colombiano. Aquí todos somos hermanos, todos luchamos por la misma causa que es la dignidad y de eso sí que saben los vallecaucanos.

Sabemos que son más las personas que nos apoyan y nos quieren, porque así ha sido demostrado en las calles; esos pocos que nos atacan son una réplica de un virus que por años ha invadido a nuestra Colombia pero el clamor del pueblo ha sido levantado y el mensaje es claro: esto no va a parar hasta que haya un cambio estructural, uno que nos recoja a todos y todas, uno que respete la dignidad de cada individuo como parte fundamental de la sociedad.

Mil y mil gracias a a Univalle, esta lucha es también para que lo más pronto posible, nuestros jóvenes no se queden con la ilusión de poder pisar una pública, porque todos merecemos estudiar.

Nosotros, los indígenas de sombrero, ruana, bastón y mucha alegría, seguiremos resistiendo como lo hemos venido haciendo desde hace más de 500 años, entendemos que esto no es de ahora ni del año pasado, que esto no cambiará de hoy a mañana, pero tenemos la convicción de que trabajando unidos como sociedad, podremos lograr vivir en paz, vivir como queremos, en armonía con nuestra naturaleza, comiendo sabroso, sin glifosato, sin minería.

Les contamos que ya armamos los cambuches y que podemos estar aquí el tiempo que sea necesario, el territorio nos recibió con un hermoso atardecer. ¿Qué pensaron? ¿Que íbamos a estar cansados y nos íbamos a ir pa’ la casa como dijo Duque? Hemos resistido más de 500 años, no le vamos a dar gusto al Gobierno de Uribe; este Paro sigue y con más fuerza que nunca, ahora nos abrazamos entre todos, hasta de los que no tienen sector social, ¡ahora sí se ha levantado el pueblo!

“Aquí hay proceso pa’ rato”

GRACIAS UNIVALLE, GRACIAS CALI. ¡La minga continúa!

Ir arriba