Guardia Indígena cae en campo minado del ELN en Dabeiba, occidente de Antioquia

La Organización Indígena de Antioquia y su Consejo de Gobierno Mayor, denuncian ante la opinión pública Nacional e Internacional, las múltiples violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario, por la presencia de actores armados al margen de la ley, que ocupan y transitan de manera indiscriminada por los resguardos y territorios indígenas de Antioquia, dejando a su paso, muerte, desolación y hambre.

Para la OIA y sus equipos de trabajo, es lamentable tener que registrar hoy una nueva víctima de las minas antipersonales que vienen siendo instaladas desde el año 2019 por presuntos integrantes de ELN, en resguardos indígenas de Antioquia, que como estrategia miserable de guerra, utilizan este tipo de artefactos explosivos que ponen en peligro la vida y la integridad de hombres, mujeres y niños indígenas por igual.

Horacio Carupia Pernía, es un joven de 22 años de edad que pertenece al grupo de guardia indígena de la comunidad Amparradó Medio del Resguardo Amparradó del municipio de Dabeiba, y quien, en la tarde del 22 de junio, sufrió las consecuencias esta guerra ajena, perdiendo por completo su pierna derecha, luego de detonar este tipo de explosivos, hay que señalar que en las últimas horas, el programa aéreo de salud de la Gobernación de Antioquia, trasladó desde la comunidad hasta Medellín al guardia indígena que recibe atención médica en un centro asistencial de la ciudad.

Hay que destacar que desde 2020, hasta la fecha, este tipo de explosivos deja un saldo en la Antioquia Indígena de 9 personas muertas, 4 de ellas menores de edad, 6 personas heridas, 2 más mutilados, cifras que nos llenan de horror y que son motivo suficiente para que las instituciones del estado y los organismos internacionales activen sus protocolos de acompañamiento, y reparación a las familias y comunidades víctimas.

Hechos que sin duda, agravan la situación que venimos denunciando desde el 2019 y que se registra especialmente en comunidades indígenas del occidente, Urabá y Bajo Cauca, como organización rechazamos una vez más, la presencia de actores armados, por lo que exigimos al Gobierno Nacional que hayan verdaderas garantías para la construcción de la paz, insistiendo en el llamado que de que ya es hora de que el Gobierno Nacional, retome de manera urgente los diálogos de paz con el ELN, antes de sean muchas más víctimas.

Pero también como cabildos y autoridades tradicionales, exigimos la salida inmediata de los grupos armados legales e ilegales, que ponen en riesgo la vida de hombres y mujeres de paz.

Finalmente hacemos un llamado a las embajadas de Noruega, Canadá y Cuba, para que en ese ejercicio diplomático puedan incentivar a las partes a sentarse y negociar a través del diálogo una salida negociada al conflicto armado colombiano.


¡Queremos morir de viejos!
¡Frente al Fusil la Palabra!

ORGANIZACIÓN INDÍGENA DE ANTIOQUIA

Ir arriba