“Asesinato de Josué Puscué es un crimen de lesa humanidad”

El caso del niño asesinado a manos de los disidentes de las Farc ‘Dagoberto Ramos’, producto de la abatida por parte de este grupo ilegal en la cabecera municipal de Belalcázar, fue catalogado en la Audiencia pública como un crimen de lesa humanidad.

El representante legal de la Asociación de Autoridades Ancestrales Territoriales Nasa Çxha çxha, Gildawer Otela se pronunció y dijo: “hoy estamos reunidos en Belalcázar por el tema que ya conocemos. Hace dos días sembramos un niño de once años del resguardo de Chinas, quien ha sido víctima de la violencia. Ni la misma pandemia se ha llevado tantas vidas como las personas que han dicho la verdad y por eso han sido asesinadas; rechazamos rotundamente lo que pasó con Josué Puscué, no podemos quedarnos callados cuando nos están asesinando”.

Con gran impotencia en su rostro y con un mensaje vehemente, Rossi Jair Muñoz de la Defensoría del Pueblo manifestó que: “hacemos un llamado para que no sigan matando la vida en primavera como decía Carlos Pizarro. Debemos seguir luchando por la familia de Josué, nos tiene que doler el dolor de nuestros hermanos”.

De otro lado el alcalde de Páez Arbey Velasco denunció públicamente que las estructuras criminales han reclutado por lo menos 37 menores de edad en este municipio.
Luego de la denuncia pública a nivel nacional e internacional a través de las diferentes plataformas digitales, las autoridades indígenas de los 17 territorios, consejeros del CRIC y dirigentes políticos de la región anunciaron que la minga hacia adentro continúa.

Para terminar el senador Feliciano Valencia recitó uno de los mensajes de la pancarta en homenaje a este menor abatido por los desertores de la paz: “querido Josué estuviste poco tiempo sobre la tierra, pero fue suficiente para grabar tu recuerdo en nuestro corazón”.
El evento se terminó con un ritual a cargo de un sabedor ancestral y el himno de la guardia indígena. Los comuneros y visitantes retornaron a sus territorios.

Por Comunicaciones Nasa Cxhacxha 2020

Ir arriba